Seguro que alguna vez te has preguntado por qué tu competencia tiene tanto éxito y tú no.

Quizá hayas llegado a pensar que tu producto no es tan bueno como el de ellos o que, simplemente, tienes mala suerte.

O peor, estás tan centrado en tu negocio que no sabes ni quién es tu competencia.

Ganar dinero en internet no es fácil.

Lo sabes, pero no te rindes y sigues probando cada técnica que está de moda en el mercado. Ya has probado el email marketing, Facebook Ads, Adwords, SEO y tu blog recibe ciertas visitas al mes.

Sin embargo, las ventas ya son otra cosa. Sientes que para que tu negocio sea rentable necesitas trabajar 12 horas al día y ni con esas.

 

Te diré algo. No se trata de trabajar más, se trata de hacer las cosas mejor. Obvio ¿verdad?

Sin embargo, lo que ocurre es esto:

Tu competencia tiene una estrategia

Tú usas el marketing digital sin sentido

Resultado: tu competencia gana

 

Sí, ya sé que lo has escuchado mil veces. Que esto te suena a gurú vendehúmos o que es algo obvio.

Vale, si tan obvio y simple es, respóndeme a esto:

¿Cuál es tu estrategia de ventas?

¿Por y para qué usas cada herramienta de marketing digital?

¿Estás gastando tu dinero donde es más rentable?

¿Estás mandando un mensaje coherente durante todo el proceso?

¿Qué haces para fidelizar a tus clientes?

 

Si sabes responder a todas estas preguntas y te va bien. Enhorabuena, tienes una estrategia medianamente definida. Puedes cerrar este artículo porque poco te va a servir de ayuda.

Si te has quedado con cara de póker al leer estas preguntas o sientes que tu estrategia puede dar más de sí, sigue leyendo.

 

El gran motivo: estás empezando la casa por el tejado

Ya te lo comentaba antes.

Una buena estrategia de ventas puede hacer que vendas como nunca antes. Da igual si tienes un ecommerce o eres infoproductor.

Puede que todo esto de la estrategia te suene a empresa grande. Pero no es así.

A mí me gusta diferenciar los negocios en dos tipos: los que funcionan y los que no.

Cuando hablo de un proyecto que funciona no hablo únicamente de dinero. Un negocio que funciona también puede ser uno, que aún ofreciendo la misma rentabilidad que el tuyo, suponga muchas menos horas de trabajo. La calidad de vida es importante.

En cambio, cuando hablo de negocios que no funcionan, me refiero a todo lo contrario. Proyectos que no dan dinero, o aquellos que dan dinero, pero hacen que vivas para trabajar.

Un negocio funciona cuando da dinero sin tener que ser su esclavo. Es tu negocio quien tiene que trabajar para ti.

Ahora dirás: vale Enrique, lo que tú digas ¿Qué hago?

Que no cunda el pánico. Este artículo no está para regañarte.

Si te he convencido con esto y tienes la misma forma de pensar que yo, sigue leyendo, porque te voy a dar 3 claves para empezar la casa por los cimientos ;).

 

#1 Deja de usar 50 herramientas de marketing digital sin sentido alguno

Entras en Facebook: un training gratuito, una guía descargable o incluso un quiz. Cada vez tienes más difícil ver alguna foto de tus amigos.

Lo mismo ocurre en Google, anuncios por aquí y anuncios por allá.

 

Y, por supuesto, esto es lo que ocurre luego…

Te descargas la guía gratuita de la herramienta de turno, la aplicas y después no ves los resultados esperados. Pruebas con otra, y otra, y otra… ¿sigo?

Es más, cada vez la cosa irá a peor. Vas a ver más y más publicidad de este tipo porque llevas un cartel digital que dice: “te compro lo que sea si me ayudas a vender más”.

Si le funciona a otros, ¿por qué a ti no?

 

Solución: identifica aquellas herramientas que son verdaderamente rentables.

 

Párate. Haz un análisis rápido.

  1. Divide tus proceso de venta en tres partes: atracción, venta y fidelización.
  2. Responde a esta pregunta: ¿qué herramientas te funcionan mejor para cada parte?
  3. Coge esas herramientas, porque serán las piezas principales de tu estrategia de ventas.
  4. El resto, deséchalas, ya veremos si las usas en un futuro o no. De momento, te ahorras tiempo y dinero.

 

Ejemplo:

Atracción – ¿de dónde saco más clientes potenciales?: Facebook Ads + blog.

Venta – ¿qué herramienta/canal me supone más ventas?: Email marketing + Facebook Ads.

Fidelización – ¿qué uso para fidelizar y me sirve?: Email marketing.

Bien, ya ta tienes las 3 piezas con las que comenzar a trabajar.

Ahora ya sabes qué guías descargarte o a qué webinars y trainings debes asistir. Son muy buenas opciones, pero siempre sabiendo por qué lo haces.

 

#2 Olvídate de supuestos gurús y deja de creer en soluciones mágicas

¿Te suenan de algo los gurús que te prometen que con su método vas a conseguir resultados al 100% y sin esfuerzo alguno? Son dos cosas que no encajan, es imposible.

En este punto seré muy breve.

La magia no existe.

 

  Solución: sonrisa y portazo.

 

Ejemplo:

Si viene alguien diciéndote que hay una solución que va a solucionar toooooodos tus problemas de golpe sin esfuerzo alguno:

Ríete en su cara y que se vaya a estafar a otro.

 

 

#3 Tu competencia sí tiene un mensaje que le importa a sus clientes. ¿O quizá no?

Este es el punto que más se incumple, incluso dudo que tu competencia lo haga bien. No tienes más que ir a su web y comprobar si cumplen las 3 reglas que estás a punto de leer.

Es algo bueno, porque si los textos de tu competencia no dicen nada, puedes superarlos usando las palabras para vender y no para espantar a tus visitantes.

 

Hablo de textos de este tipo:

¡Cómpranos! Somos líderes del sector con 20 años de experiencia y un equipo multidisciplinar que trabaja día a día para satisfacer tus necesidades.

¿Te suena de algo?

Espero que no de tu web, porque entonces necesitas cambiar tus textos cuanto antes.

 

La comunicación es más importante que nunca. Y para comunicarte no hay nada como personalizar tu mensaje y centrarlo al 100% en tu cliente y su problema.

Tu mensaje no debe ser egocéntrico, no se trata de ti o tu negocio. Lejos de ponerte en valor, conseguirás espantar a tus clientes potenciales

Ya lo dijo el maestro Yoda:

  Solución: usa el copywriting para ofrecer un mensaje impacte, convenza y venda a tu cliente.

Te lo puedo decir de muchas formas, pero creo que lo mejor es que te apuntes estas 3 reglas básicas.

Las 3 reglas del maestro Yoda. El mejor copywriter de la República Galáctica

 

 

REGLA Nº1 – Tan fantástico como crees, no eres

Deja de escribir artículos con 3000 razones por las que eres tan fantástico, y comienza a ayudar a tus clientes. A tu cliente le da exactamente igual quién eres o tus éxitos anteriores si no puedes solucionar su problema.

 

Ejemplo:
Pasa del ” agencia líder del sector con 20 años de experiencia” —> “Ayudamos a startups y negocios digitales a impulsar su negocio gracias al email marketing”

 

Explicación: los años de experiencia dan igual. A tu cliente le importa si eres una opción o no para resolver su problema, más años de experiencia no te hacen ser mejor profesional. Demostrar que conoces su problema perfectamente, sí.

Los años de experiencia pueden ser un símbolo de autoridad (en algunos sectores), pero no puede ser el eje central de tu mensaje.

 

 

REGLA Nº2 – Hablar como lo haría tu cliente, tú debes

Usa el propio lenguaje de tu cliente y olvídate de palabras vacías que no dicen nada. Si lo que escribes sirve tanto para vender cursos como para vender portátiles, no estás diciendo nada.

 

Ejemplo:
“En nuestra academia trabajamos día a día para satisfacer tus necesidades” –> “¿Sientes pánico cuando hablas inglés? Deja de temblar cada vez que alguien te hable en inglés con el curso X. ”

 

Explicación: aquí el principal problema del cliente es que le da miedo hablar inglés. Olvídate de usar palabras como: necesidades, equipo multidisiplinar etc., y habla del problema en concreto.

 

 

REGLA Nº3 – Los beneficios de tus productos o servicios, quedar claros deben

La guinda del pastel es hacer que tu mensaje haga ver a tu cliente que tú puedes ayudarle de pasar de su situación actual (A) a una situación futura deseada (B). Hay que ser muy concreto con el mensaje. Lo ideal es que no dejes nada a su imaginación.

Piensa que tu mensaje tiene la capacidad de cambiar la vida de otras personas. ¿Esto te suena muy soñador? Puede ser, aunque por ello no deja de ser verdad.

Maticemos. Tampoco se trata de pasar del fracaso más absoluto al éxito total, hablo de algo más simple.

 

Ejemplo:
“compra mi curso de productividad para emprendedores” –> “Accede al curso XXX y aprende cómo disparar tu productividad para trabajar menos y disfrutar de ese tiempo libre que tanto buscas.”

 

Explicación: el cliente necesita tiempo para sí mismo y su principal problema es que dedica demasiado tiempo a trabajar. Hazle ver cómo puedes ayudarlo a resolver eso. Tú sabes que tu curso puede hacerlo, explícaselo.

No dejes que se lo tenga que imaginar él, porque entonces no será tu producto/servicio el que resuelva el problema. También le valdrá el de la competencia. Y… ¿no queremos eso verdad?

 

Me has convencido ¿Cómo puedo hacer que mi negocio sea rentable sin pasarme el día trabajando?

Es la pregunta obligada.

Te he puesto 3 errores que puedes estar cometiendo y tu competencia no. Incluso te he propuesto soluciones a cada uno de esos errores.

Pero quieres más ¿verdad?

Bueno, tu solución tiene nombre, y no es el mío, tranquilidad.

La solución son los embudos de venta con copywriting. Te explico por qué:

  • Un embudo de ventas pone en orden todas esas herramientas de marketing digital que estás usando hasta ahora. Le da sentido a tu negocio.
  • El embudo de ventas te permite ver qué te ofrece más rentabilidad y qué menos. Así sabrás dónde gastar tu dinero y dónde no.
  • El copywriting evita el principal problema de cualquier embudo de ventas. Un embudo de ventas que no dice nada y espanta a tus clientes.
  • Cuando tu negocio funciona, dejas de buscar soluciones mágicas como las que te ofrecen los gurús.

Si te he convencido, o simplemente quieres saber algo más sobre los embudos de ventas con copywriting tengo algo para ti.

Como ponerme a explicar qué es un embudo de ventas y mil cosas más me parecía algo aburrido. He hecho una guía. Aplicarla o no queda en tus manos.

El nombre de la guía no es casualidad. Un negocio funciona cuando es rentable y no tienes que vivir para trabajar. Por eso tienes que hacer que tu negocio trabaje para ti y no al revés 😉

¿Quieres que tu negocio trabaje para ti?

Si vendes infoproductos o tienes un ecommerce, aquí tienes una guía en la que encontrarás un embudo básico y que funciona para tu negocio.
¡Ah! y 2 técnicas de copywriting para que le saques brillo a tu embudo de ventas.

Por supuesto, si tienes alguna duda. Ya sabes dónde estoy 🙂

Resumen

Tu competencia tiene una estrategia.
Tú usas el marketing digital sin sentido.
Resultado: tu competencia gana.
Hasta ahora.