¡Muy buenas!

¿Te estás portando bien esta semana?

Espero que NO, porque lo que te cuento en este artículo es para que te vengas al lado oscuro y pases de portarte bien. Más bien todo lo contrario… peca y haz que tus clientes pequen. Es una de las grandes claves para vender más.

Pff… Enrique, ¿ya estamos con adivinanzas?

No, el caso es que vengo a hablarte de los 7 pecados capitales.
A ver, está claro que no vengo a darte un sermón para que te portes bien. No es mi estilo, ni de lejos.

Pero… reconozcámoslo, todos somos unos pecadores.

¿No me crees?

Repasa los 7 pecados capitales, seguro que has cometido alguno en esta semana: lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia. Yo con 3 seguro. ^^

En fin, que esto no es el confesionario.

Hoy vengo a contarte cómo puedes aprovecharte de lo pecador que es el ser humano para vender más en tu negocio.

Así que vamos a ello.

Yo no le diría que no a Jack con esa cara…


¿Por qué los pecados capitales son de gran utilidad

para escribir un buen copy y vender?

Como te comentaba un poco más arriba, todos somos pecadores y… lo hacemos porque nos sale de dentro.

No es por capricho, es la naturaleza humana. Puras emociones.

Detrás de la lujuria hay un factor emocional, detrás de la pereza igual, ni te cuento con la ira. Ahí está el quid de la cuestión.

La clave, tanto de la venta como del copy, está en el factor emocional. Y, da la casualidad que los 7 pecados capitales están relacionados con 7 de las emociones más potentes a la hora de vender.

Blanco y en botella… horchata.

El truco está en usar estas emociones a tu favor e invitarlos a pecar (comprarte o cualquier otra acción que te convenga). Obviamente, no tienes que usarlas todas, elige según el producto que vendas. Así que ya sabes a por lo que vamos ahora.

Esto va por los enamorados del copy emocional. ^^

 

Cómo usar cada uno de los pecados capitales a tu favor y vender más

Ahora te voy a ayudar a convertirte en el mismísimo demonio para persuadir a tus futuros clientes.

Eso sí… un demonio buena gente, recuerda que se trata de p-e-r-s-u-a-d-i-r, manipular nunca.

 

Pecado 1. Lujuria, el mejor amigo del deseo

Creo que no hace falta que te explique qué es la lujuria, ¿no?

En este caso debes apelar al deseo, pero no se trata del simple deseo de conseguir algo. Tienes que ir más allá e inducir un deseo al exceso, un gran deseo, el deseo de tener o vivir lo mejor por encima de todo. Seduce con ello.

Por supuesto, que tu producto sea parte de esa gran experiencia.

¿En qué casos usarlo?

Úsalo si vendes productos de alto precio como coches de alta gama, experiencias premium, joyas, perfumes, etc.También te sirve para ambientes nocturnos y/o de fiesta con todo lo que ello conlleva: alcohol, reservados, limusinas, etc.

A mí me gusta resumirlo en todo lo que, según Hollywood, es triunfar en la vida. Fiestas, sexo y lujos.

Ejemplo:

Tienes muchas campañas de perfumes en las que se asocia el perfume a un estilo de vida de “éxito”. Tener a otra persona a tus pies, conducir coches de lujo, vivir como un multimillonario en un yate, etc. En lo anuncios de perfumes “todos” son ricos y tienen cuerpos esculturales. ¡Qué casualidad!

 

Pecado 2. Pereza…

Todos somos un poco vagos.

Si puedes hacer algo en la mitad de tiempo o con la mitad de esfuerzo, mejor. Si se dan ambos casos, pues mejor todavía.

Así que despierta la satisfacción y tranquilidad de que conseguir resultados contigo es lo más simple del mundo. Si haces la vida de alguien más fácil, eres (casi) su mejor amigo.

¿En qué casos usarlo?

Si vendes algo que te permita obtener resultados rápidos o sin esfuerzo, estás obligado a usar el subidón de conseguir más con menos esfuerzo..

Funciona de 10 en sectores donde la mayoría de las soluciones son complicadas o requieren esfuerzo.

Ejemplo:

Te voy a poner un mal ejemplo (no me parece ético) que seguro que conoces.  Así lo entenderás en un momento.

Ciertos productos que te prometen adelgazar en X días sin esfuerzo y lo único que adelgazan es tu cartera. No me voy a meter en problemas, pero… para mí eso tiene poco de persuadir. 😉

 

Pecado 3. Gula, ¿vendes comida? ^^

A la gran mayoría nos gusta comer y, encima, tenemos un despertador natural que se llama hambre.

Se supone que comemos por mantener nuestro cuerpo, pero lo cierto es que la mayoría de veces lo hacemos por vicio, por ansiedad o porque simplemente nos encanta. Si no, comeríamos la mitad. Se trata de despertar este deseo de ponerte hasta arriba y arrasar con toda la comida.

Pequeños placeres de la vida lo llaman.

¿En qué casos usarlo?

Por supuesto, si vendes cualquier cosa relacionada con la alimentación que no sea insípido como el maldito brócoli. Mientras más sabrosa sea la comida que vendes, mejor.

Usa el copy para que saliven solo con leer o escuchar lo que tienes preparado para ellos. Aquí tienes que ser lo más gráfico posible. Cuida las imágenes también. La presentación cuenta, ¿no crees?

Ejemplo:

Tienes un restaurante especializado en croquetas y vinos. Puedes escribir la carta de las croquetas de forma que solo con leer la descripción ya estés babeando y quieran pedirlas todas.


Pecado 4. Ira. 🤬

Estar cabreado no mola, peeeeeeeeeero, como diría Yoda: “la ira lleva al odio y el odio lleva al sufrimiento y el sufrimiento al lado oscuro”. Y, admitámoslo, el lado oscuro mola. El odio une.

Usa este pecado para despertar ese “odio” hacia el enemigo común y hacer que tu audiencia tome acción o se ponga de tu lado. Ataca a aquello que les molesta y serás su aliado.

¿En qué casos usarlo?

En este caso no importa tanto el sector, sino el momento. Funciona muy bien para pintar un línea en medio y decir: o conmigo, o sin mí.

Es decir, para generar una comunidad fiel. Los que se quedan a medias no interesan.

Ejemplo:

Vamos con un ejemplo controvertido: imagina que solo vendes pizzas con piña. Puedes atacar a aquellos que se meten con la pizza con piña y crear tu propia comunidad de personas extrañas a las que le gusta la pizza con piña y no pueden decirlo en público porque les miran raro.

Quizá, si llegas a los 1000 seguidores en tu ciudad montes una pizzería bastante rentable porque solo te comprarían a ti por ser su mesías.

 

Pecado 5. Envidia. ¡Yo también quiero!

De nuevo, todos sentimos envidia en algún momento de nuestra vida. Es normal y muy útil si eres copy.

Si usas este sentimiento a tu favor, puedes aprovechar el impulso que tiene una persona por conseguir lo que quiere. Solo tienes que comparar, para bien o para mal, a tu lector con aquellos a los que quiere superar.

¿En qué casos usarlo?

Es especialmente interesante cuando presentas algo que puede marcar la diferencia con la competencia, pero también muy útil cuando tienes muchos y muy buenos testimonios, mientras más gráficos, mejor.

En resumen, úsalo para inducir el “¡yo también quiero!”.

Ejemplo:

Fíjate en el mundo del fitness. Abundan de casos de éxito que ya han conseguido ponerse en forma para que se motiven y digan: “si X pudo con este programa, yo también”.



Pecado 6. Avaricia. Lo quiero todo, aunque no me haga falta

Lo queremos todo, nos haga falta o no. Mientras más, mejor.

La clave está en hacer una oferta muy completa de forma que el precio parezca irrisorio al lado de todo lo que te llevas. Despertar la emoción de que han hecho la mejor compra posible. En definitiva, crea un valor percibido muy por encima de su precio.

¿En qué casos usarlo?

Es un clásico a la hora de crear scarcity (siempre que sea posible). Compra antes de X tiempo para llevarte todo esto extra.

También funciona muy bien con rebajas. Antes esto valía 10, ahora vale 5. ¿Cómo no lo voy a comprar? ¡Es una gran oportunidad!

Ejemplo:

Si vendes formación es muy común meter bonus durante la fase de oferta, lo curioso es que luego muchos los alumnos no aprovechan los bonus, simplemente, los quieren.

Además, los bonus tienen la función de romper objeciones, pero eso es cosa de otro email.

 

Pecado 7. Soberbia, usa el ego a tu favor

En este caso se trata de apelar a la ganas de querer ser diferente al resto para vender. Se trata de hacerles sentir confiados y bien con ellos mismos.

La psicología detrás de esto es bastante sencilla. Si alguien consumiendo algún producto o contratando un servicio se siente un escalón por encima respecto a cómo se sentía antes, tendrá bastantes motivos para comprar porque estará subiendo de estatus.

¿En qué casos usarlo?

Cuando vendas algo que pueda llevar a tu cliente a diferenciarse del resto por hacer o tener algo mejor que los demás. Es muy amplio, pero lo vas a entender con el ejemplo.

Ejemplo:

¿Te gusta Apple? ¿Recuerdas su lema Think Different?

No lo decía directamente, pero dejan caer que las personas que usan Apple están a otro nivel. Son distintos y no siguen al rebaño. Para mí, algo muy simple y que es una obra maestra de marketing.

 

Unas conclusiones rápidas

  • Cada pecado tiene su momento. Hay pecados que te serán más útiles en una fase del funnel y algo menos en otras. En este caso la ira te vendría muy bien si estás creando un anuncio para captar leads y atacas a un enemigo común. Del mismo modo, la envidia cuando usas testimonios es algo clave en la fase de venta.
  • Quédate con esto: ¿sabes por qué se llaman pecados capitales? Porque generan otros pecados, de ahí la potencia de usarlos en el copy. Si levantas estas emociones en tu copy, tendrás el detonante perfecto para conseguir que hagan lo que tú quieras. Que pequen comprándote, dándote sus datos, etc.
  • No son obligatorios. Esto es simplemente una forma de ayudarte a introducir las emociones en tu funnel para que no parezca escrito por un robot.

 

Bueno, pues ya está. 😝 Ahora viene el momento del examen.

Ve a la parte de los comentarios y haz esto:

  1. Pon el enlace a tu página de ventas, home, anuncio, etc. (venga un poquito de «spam»).
  2. Comenta qué pecados capitales usas en esa página y dónde.
  3. Quién sabe, lo mismo te llevas algún consejo de alguien.

¡A pecar!